Torre Pelli: sostenibilidad, polémica y mucho más

Ya que soy sevillano, vamos a comenzar el blog de las obras haciendo alusión a una que está en Sevilla (casi podemos decir que es la obra de Sevilla en estos momentos).

Nos vamos a referir al primero rascacielos de la capital andaluza, la Torre Pelli, denominada oficialmente como la Torre Cajasol.

Esta torre, desde su proyecto, levantó suspicacias entre muchos sevillanos, principalmente por el impacto que dicho edificio causaría sobre el paisaje histórica de la ciudad y más aún si cabe tras la declaración de un representante de Icomos (Consejo Inernacional de Monumentos y Sitios) en las que afirmaba que Sevilla entraría en la lista de ciudades con patrimonio histórico en peligro.

Un servidor opina que el impacto paisajístico debería quedar siempre detrás de la funcionalidad  que se le da al edificio. Bien es cierto que desde lejos, aún no está terminado el rascacielos y ya llama la atención lo "pequeña" que parece la ciudad y sobre todo su Giralda, pero soy de la opinión de que todo es acostumbrarse.

En otro orden de cosas, una característica ya mencionada de esta construcción es su sostenibilidad, la cual se identifica en los siguientes aspectos:

  • Energía fotovoltaica. Este tipo de energía renovable abastecerá parcialmente al complejo durante el día.
  • Pozos de tormenta. Servirán para recoger agua de lluvia, la cual se emplee para la limpieza y el mantenimiento del edificio.
  • Cubiertas ajardinadas. Ascensores de bajo consumo. Aislantes térmicos cerámicos.

El proyecto se realizado por el arquitecto argentino César Pelli (de ahí su nombre más común) y lamento no saber en estos momentos qué personas llevan la dirección de obra.

La obra tiene prevista su finalización, según este artículo que enlazo, en el año 2.014, y la verdad es que el ritmo de los trabajo es muy bueno.

Esperemos a ver la repercusión que tiene sobre la ciudad, la cual deseamos que sea positiva. Hasta el siguiente post me despido. Saludos.

Escribir comentario

Comentarios: 0